Corporate Real Estate: un caso de éxito en Vigo

Artículo de Walicia
- Publicidad -

Cuando sientes pasión por una actividad, un sector etc. es fácil que te encuentres con frecuencia analizando todo lo que te rodea para obtener analogías, ejemplos o simplemente meditar sobre conceptos e ideas.

Me apasiona el sector inmobiliario, trato de profundizar al máximo en todas sus vertientes, y una de las que me parece más despistada en muchas ocasiones es la del corporate real estate o, dicho en cristiano, la gestión de la parte inmobiliaria de una empresa. Está estudiado que el gasto en inmuebles, ya sean alquilados, en propiedad, sedes corporativas, delegaciones etc. supone el segundo gasto más importante para una empresa. Si añadimos a este factor de gasto el hecho de que en la gestión y uso del espacio están comprendidos indicadores directos de la productividad, podremos entender que en la ecuación corporativa sus activos inmobiliarios están presentes en la parte de gasto y en la del retorno, de forma que debemos tratar de optimizar ambas en todo momento.

Pensando en estas cuestiones me encontraba un día mientras entrenaba en Distrito 362 en la calle Coruña de Vigo, no recuerdo si mientras estiraba, preparándome para una rutina de lo más severa, o ya en pleno trabajo tratando de poner al límite mi fuerza y mi moral. El caso es que caí en la cuenta de que estaba disfrutando de un gran ejemplo, originario de Vigo, de cómo unos jóvenes emprendedores están desarrollando un proyecto en el que sin duda el CRE resulta clave para llegar a los niveles de éxito que ya están alcanzando. Me explico:

- Publicidad -

Un planteamiento muy millenial que gusta a cualquier generación: Estos chicos no se andan con bromas, han montado una empresa en el siglo XXI y tienen claro que la tecnología ayuda y mucho, y que en las instalaciones primen las pesas rusas, mancuernas y barras de toda la vida no quiere decir que la experiencia de usuario no sea totalmente disruptiva. Una app y tarifas que te permiten programar las clases de la forma más flexible, espíritu de comunidad que muchos usuarios aprovechan para convivir y motivarse más… Según me contaba Ernesto Rojas, socio fundador al que pronto se unió Brais González, “Distrito nace con la idea de llevar el deporte a toda clase de personas sin que importe su nivel actual. Para ello los entrenamientos y los entrenadores tienen que ser inclusivos y adaptables a las necesidades de los atletas.”

Perfecto, tenemos herramientas y una idea clara, pero ¿qué tiene que ver esto con el corporate real estate? Es sencillo, esta utilización de data y su app les permite, no sólo conocer perfectamente los hábitos de los usuarios, horarios, segmentación por sexo y edad a la hora de programar las clases y contenidos, medir la demanda en cada momento y actividad, y por supuesto obtener datos muy precisos de afluencia y por tanto conocer perfectamente las necesidades de espacio y cómo optimizarlo para exprimirlo al máximo en cada ubicación y franja horaria. Una gran gestión del espacio, adaptado no solo a la actividad si no a lo que debe ser el core de su día a día, las preferencias y necesidades de sus usuarios. El propio Ernesto me confirmaba: “…Saber la cantidad de deportistas que puedes gestionar por metro cuadrado y por hora es clave para saber si un local es válido o no. En este caso hablamos de que en un total de 500 metros podemos entrenar aproximadamente a 450 socios abriendo un mínimo de 6 días a la semana y con no menos de 8 clases diarias de lunes a viernes. Esto es viable también con el uso de la App que nos permite leer las necesidades de nuestros atletas y así poder modificar nuestras clases en función de la demanda.”

Y es que, cuando empleo como ejemplo a Distrito no es porque sea un sitio que conozco desde hace unos dos años, primero como padre de deportista y después como usuario y castigo para los pacientes monitores. En ese sentido sé apreciar la diferencia, he acudido a hacer deporte a instalaciones privadas desde que era un niño, y la flexibilidad y motivación que aporta este modelo me parecen fantásticos, pero hay más.

Lo empleo como ejemplo por su crecimiento y lo clara que tienen su estrategia sus fundadores, fundada en 2015 actualmente tienen presencia en Vigo a través de varios centros propios y en Barcelona, Valencia y Bilbao en fórmula de franquicia con una cuidada supervisión que hace que la marca se extienda de una forma indiscutible. Sin duda, con cuatro años recién cumplidos, esta empresa de del sector fitness será una de las marcas gallegas de la que se hablará en toda España. Enhorabuena!!

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here