Cromoterapia para vender un inmueble más rápidamente

Cromoterapia venta vivienda Walicia
- Publicidad -

¿Quieres saber qué color facilita la venta de tu casa? ¡Estás de enhorabuena! Gracias a la cromoterapia, esto será coser y cantar.

Si le preguntas a cualquier experto en inmobiliaria o, incluso a propietarios, lo tienen claro: la primera impresión es fundamental. ¿Y cuál es el factor que entra dentro de ese primer contacto? El color que vemos en fachada, paredes, muebles y suelo.

El tono de una casa puede hacernos sentir mucho. Recordarnos a algo de la infancia, emociones positivas, negativas, atraernos o, todo lo contrario, hacernos huir despavoridos. Así que, a la hora de impresionar a los futuros inquilinos, el color es un factor decisivo para vender o no.

- Publicidad -

Elige con consciencia los colores con los que pintar y decorar una casa para vender

Aquí entra en cuestión dos vías a tener en cuenta, y cada una con sus detalles. Empezaremos con el exterior de un inmueble. Para cautivar potenciales compradores, la fachada debe estar pintada en un color que irradie armonía y estilo a la vez. Siendo la primerísima impresión, una apuesta ganadora es inclinarse por un estilo contemporáneo. Tonos cálidos como el ladrillo o algunos más fríos como el gris son los que mejor consonancia aportan a una casa en su visión externa.

Blanco, gris, negro y marrón son los colores por excelencia que debes tener en mente para una composición del exterior.

En cuanto a interior, en el momento de vender una casa, la forma más atrayente de pintar las habitaciones es creando equilibrio con los muebles y el tono del suelo. Así, el comprador se imaginará rápidamente viviendo allí.

No te dejes llevar por tendencias que cambian con el tiempo y decántate más por colores que puedan ser una herramienta atemporal para atraer clientes potenciales.

Comenzamos con el blanco. El color universal y que es fácilmente combinable con otros tonos. Elige el blanco para habitaciones donde queramos aportar un lienzo en blanco a los usuarios para que imaginen cientos de formas de personalizar a su gusto.

Otro de los colores que más llaman la atención a la hora de quedarse con un inmueble y comprarlo es el amarillo (suave). Es un tono que se asocia con luz y alegría. Sobre todo, es mejor apostar por este color en pasillos, cocina o sala de estar.

Otros tonos que puedes elegir son el azul, en sus tonalidades claras para dar tranquilidad a las habitaciones; verde para emitir calma y tranquilidad como si en plena naturaleza te encontrases; grises para ser un poco más neutros (al igual que ocurría con el blanco), ideal para entradas y pasillos.

Finalmente, pero no menos importante, los tonos marrones. Aunque no se te haya pasado por la cabeza, lo cierto es que esta paleta de colores evoca sensaciones calmantes que los hacen ideales en espacios de entretenimiento.

Así que, después de saber esto, ¡tómate tu tiempo en elegir bien qué color poner en la casa para venderla! Y si estás dudoso/a, ¡los tonos neutros son la apuesta ganadora en todo momento!

Fuente: habitissimo

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here