Passivhaus en Galicia: la lenta pero firme implantación en la comunidad del más exigente estándar de eficiencia energética

Mientras que en España son más de cien los edificios que han logrado esta certificación, en Galicia todavía hay muy pocos representantes.

Construir bajo el estándar Passivhaus permitirá afrontar las nuevas y próximas imposiciones de construcción sostenible que entrarán en vigor en 2020.
Colón 11, primer bloque residencial de Galicia que logrará el certificado Passivhaus
- Publicidad -

Medio ambiente, sostenibilidad, eficiencia energética… Palabras que cada vez están más en boca de todas las personas, gobiernos, empresas e instituciones. Cuidar y racionalizar los recursos naturales que rodean al ser humano es una prioridad cada vez más importante para todos y en poco tiempo se convertirá en un imperativo legal en muchos sectores, como son el de la construcción y el mercado inmobiliario.

La construcción sostenible no solo será un reto para empresas y arquitectos, será una condición a partir del 31 de diciembre de 2020. La directiva de eficiencia energética en edificios de la Unión Europea velará por la contención de gases de efecto invernadero de los inmuebles, el consumo y la eficiencia energética, además de la generación de energía a través de fuentes renovables. Precisamente por eso es fundamental anticiparse a todos estos cambios. Adelantarse a la normativa continental garantizará que los edificios cumplan con los requisitos medioambientales y brindará a los compradores de vivienda una inversión segura y de futuro.

Una manera de estar preparado para afrontar las nuevas imposiciones es construir bajo el estándar Passivhaus. O lo que es lo mismo, edificar con el sello de eficiencia energética más exigente del mercado y que supera con creces los requerimientos de la Unión Europea que entrarán en vigor a partir del 2020. Una vivienda Passivhaus es aquella que no consume o que su consumo es casi nulo (NZEB, Near Zero Energy Building). Todo se resume en cinco principios: aislamiento térmico, carpintería de altas prestaciones, hermeticidad que evita filtraciones de aire, ausencia de puentes térmicos y ventilación con recuperación de calor. Dicho de otra manera, mediante un sistema de ventilación mecánica y un excelente aislamiento hermético, estas viviendas mantienen la temperatura en su interior sin consumo energético e impiden la entrada de humedad, contaminación, polvo y mantienen niveles bajos de CO2.

- Publicidad -

El certificado Passivhaus, nacido en Alemania en 1991, apenas se ha implantado en Galicia a pesar de que en España ya son más de una centena de edificios los que lo han logrado. En la comunidad, donde la Xunta se plantea reducir el IRPF a los hogares que sean más eficientes, hay muy pocos inmuebles que hayan conseguido este sello de eficiencia energética. Entre ellos están los registrados la Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP): un edificio plurifamiliar en el centro de Vigo, una vivienda unifamiliar en Santiago de Compostela y un hotel en Fisterra.

Colón 11

El número 11 de la calle Colón albergará las primeras viviendas de Vigo que cuidarán de la salud de sus habitadores. Es el primer bloque residencial de Galicia que logrará el certificado Passivhaus. Aúna innovación, lujo y calidad. El consumo es siempre responsable, sin perder por ello el confort y la habitabilidad. La calidad del aire es excelente gracias al mantenimiento de bajos niveles de CO2 (menores a 700 partes por millón). También se controla la humedad (menor al 65%), se elimina la entrada de contaminantes como el radón y se conservan unos niveles de temperatura completamente estables (entre 22o y 24o). El inmueble está situado en el corazón de la Milla de Oro de la ciudad. En sus ocho viviendas ha primado el diseño, la instalación de productos de alta gama y la inversión en tecnología Smart Home. Todo ello coronado con un lujoso ático tríplex con magníficas vistas al mar y al skyline de la ciudad.

 

Casa Alush
Casa Alush, en Santiago de Compostela

Casa Alush

La Casa Alush, en Santiago de Compostela, es otro ejemplo de sostenibilidad inmobiliaria sin renunciar a posicionarse en la vanguardia del diseño. Esta vivienda unifamiliar de 339 m2 apenas tiene gasto energético. Ha conseguido el estándar Passivhaus combinando sistemas constructivos convencionales y conocidos que dan como resultado una casa con muy alto nivel de confort que maximiza la eficiencia energética. La estanqueidad del hogar se ha logrado con un revestimiento interior de yeso, con un envolvente térmico continuo por el exterior y con un sistema de ventilación mecánico de doble flujo con recuperador de alta eficiencia.

 

Sempre Fisterra, en Costa da Morte

Sempre Fisterra

Sempre Fisterra, un hotel en el fin del mundo que también cuida del medio ambiente. Este establecimiento ofrece una experiencia saludable enmarcada en el entorno único de la Costa da Morte. Se trata del primer hotel de España que ha logrado el sello Passivhaus del que actualmente se benefician tanto sus huéspedes como sus trabajadores. Como los edificios anteriores, posee un alto aislamiento térmico, una estricta estanqueidad del aire, optimiza las ganancias solares y dispone de ventilación mecánica con recuperación de calor. Cuenta con siete exclusivas habitaciones a disposición de sus clientes, cada una ambientada en los “finisterres” del mundo: lugares tradicionalmente considerados como el fin de la tierra en cada una de sus culturas.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here